El no festejo de cumpleaños…

Desde que recuerdo, nunca hubo una fiesta de cumpleaños con piñatas o payasos para mi, no sé por qué y la verdad en estos tiempos no me molesta o me pone triste. Inclusive he llegado a pensar que mis papás se sienten más culpables por ese hecho de lo que yo me siento triste.
Cualquiera que haya sido la razón por la cual mis papás no pudieron hacerme un cumpleaños, no les reclamo. Solamente tengo memoria de un par de cumpleaños, de esos que puedo recordar aún después de mucho tiempo, por que, normalmente solo recuerdo los del año anterior.
El primer cumpleaños que recuerdo fue bastante sorpresivo y agradable para mi, fue en Salina Cruz, Oaxaca. Para ese entonces estábamos pasando vacaciones en casa de unos compadres de mi papá, el ahora mi padrino, Ovidio y la ahora mi madrina, Ada (padrinos de confirmación). Recuerdo que esa tarde de mi cumpleaños me sentía contento por que era mi cumpleaños, solamente ese era suficiente hecho para sentirme bien. La tarde se la pasó mi mamá con mi madrina ocupadas en cocinar algo, yo suponía que era comida, cualquier tipo de comida y a mi no me importaba no “festejar” (de ahora en adelante lo pondré con comillas) mi cumpleaños por que me pasé la tarde jugando con los hijos de mis padrinos y quemando cohetitos.
Un tanto más tarde me mandaron a la tienda de la esquina, compramos no sé que cosas y sinceramente no puse tanta atención, entrada la noche nos llamaron a comer y en la mesa estaba un pastel, lo había hecho mi madrina y estaba adornado con las cosas que fuimos a comprar a la tienda, inclusive gomitas de panditas.
La sensación que recuerdo fué de felicidad y verdadera sorpresa, aunque ellos juraban que me había dado cuenta de lo que hacían no fué así, para mi todo fué sorprendente y bonito. Eso pasó posiblemente cuando tenía unos 10 u 11 años, no recuerdo exáctamente, solamente recuerdo el pastel y que para terminar la “fiesta” invitaron a unos niños vecinos de ellos a la casa, inclusive bailé y ahora que lo pienso me sentí completamente feliz ese día.
El segundo recuerdo del que tengo memoria fué mucho tiempo después, posiblemente unos 8 años más tarde y tampoco recuerdo la fecha exacta pero creo que tenía unos 19 años. Mi en ese entonces novia me hizo un pastel y lo llevó a mi casa, yo ese día tomé un papel de diva así que le pedí que ella pasara por mi y así fue. Se suponía que íba a estar con ella tomando un café o alguna otra cosa tranquila.
Llegamos a un café cerca del Llano en el jardín Consati, y al momento en que nos sentamos se aparecieron como de la nada los que considero un subgrupo de mis mejores amigos, estaba Yanet, Nancy, Jorge, José Luis e Isay. Fue nuevamente una experiencia muy agradable y sorprendente para mi, algo que todavía recuerdo con mucho gusto aún cuando mi novia (que organizó todo) me reclamó que casi no le puse atención por platicar con mis amigos, lo que en ese momento y ahora me parece fuera de lugar.
Son los dos recuerdos más sobresalientes de lo que para mi fué un “festejo” de cumpleaños y ahora en estos días presentes que estoy cumpliendo 25 años me doy cuenta de que realmente no disfrutaría una fiesta de cumpleaños. Quizás sea por el simple hecho de que nunca he tenido una fiesta como tal y eso ha llevado a que yo no considere importante realizar algun tipo de “festejo” para mi cumpleaños, si alguien me pregunta “¿qué vas a hacer?” o dice “pásala chido”, no puedo evitar pensar que para mi muchas veces es solamente un año más. Por supuesto que agradezco mucho las felicitaciones y las muestras de afecto, inclusive más que los regalos, que en algún momento en mi adolescencia llegué a considerar la parte fundamental de un cumpleaños.
Creo que ahora me pone un poco más melancólico que feliz, posiblemente por que se hace más presente el hecho de que a partir de este momento empieza un pequeño espacio de tiempo de camino hacia los 30 y por que la canción que tengo más presente en estos días es “What’s up” de “4 non blondes”.
Agradezco mucho las oportunidades que las personas, el destino y Dios me dieron para que este año haya sido un año lleno de muchas cosas buenas para mi, satisfacciones y experiencias increíbles, me siento muy contento de todas estas cosas vividas en este plazo de tiempo y espero vivir otras muchas más en este año que cuenta a partir de hoy.
Hoy es 19 de diciembre del 2009, a las 12 recibí un regalo que me gustó mucho de Gaby y más tarde en la noche iré a Casa de Dany a un tipo de “festejo” por su cumpleaños en el que ella está considerando también festejar el mío.Termino esta pequeña entrada pensando en por qué diablos no puedo evitar sentirme melancólico.

Feliz cumpleaños a mi =).
Emmanuel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: