Sábado agradable…

El sábado 6 de Febrero del 2010 fue para mi un sábado bastante agradable entre todos los que he pasado desde que llegué a Monterrey. El día empezó a las 7 de la mañana, me desperté inusualmente temprano por que habíamos quedado, Beto, Toño, Rajas y yo de ir a Chipinque a caminar. Llegó Beto, Toño y Lucy a mi departamento como cuarto para las 8, todos en su vestimenta deportiva, solo faltaba Jimmy, quien también había dicho que iría con nosotros. Cuando llegó nos fuimos a Chipinque, pasamos por San Pedro,  según alguiendijo uno de los municipios más caros y con mayor ingreso per cápita de américa latina. Mientra subíamos al parque pasamos por varias casas, la mayoría de ellas como mínimo tiene 2 coches del año en la cochera, casas de por lo menos 40 metros de longitud (al menos la vista que da a la calle), eso era de esperarse para un municipio como ese.

Mientras subíamos caminando el cerro había diferentes miradores por donde se podía ver el resto de las casas, había varias casas que a la vista resultaban para mi sorprendentes, con amplios patios, canchas de tenis, albercas, pero la casa que más me impresionó fué una casa que se encuentra en la cima de un cerro, en una meseta, una casa de por lo menos 1 hectarea (en google maps, como no llevé mi cámara no pude tomar fotos), se ve impresionante desde arriba y se ve aún más impresionante desde el cerro,  me hizo pensar en mi hermoso país con tantos ecosistemas y tantos niveles socioeconómicos conviviendo en un solo lugar; la diferencia entre una casa como esa y mi casa, entre mi casa y la cobija con la que se tapa la gente que vive bajo el puente por mi casa; la palabra “hogar” tiene más de un significado.

Más adelante vimos una ardilla peleando con pájaros carpinteros, se veía como de caricatura pero nunca supimos quien era el gandalla allí. Arriba desayunamos algo y como siempre bajamos más rápido que lo que nos tardamos en subir, aproximadamente una hora por subida y una hora por bajada.

Fuimos a comer al burrito, un restaurante de comida corrida que está frente al Tec y de allí pasamosa dejar a Lucy, luego a recoger unas cortesías que nos dió el amigo de Gaby que trabaja en la Arena para ver la pelea entre Edwin Valero y Antonio DeMarco.

La pelea entre Valero y DeMarco empezó como a las 9 de la noche, nosotros (Toño, Rajas, Hoil y yo) habíamos llegado a las 6 mas o menos y habíamos visto otras peleas preliminares. La pelea estelar estuvo bastante chida, Valero fué superior al mexicano por mucho, tenía más aguante, más rapidez en los puños y se veía más decidido; ganó en el 10° round por que DeMarco ya no salió a seguir peleando.

De la pelea también recuerdo que un gringo que parecía del equipo de los de showtime (la empresa que filmó el evento) se enojó por que las edecanes de Corona se ponían atrás del ring announcer para salir en cuadro, las quitó una vez, les pidió otra vez que se quitaran y las chavas seguían cada vez allí la última vez no les dijo algo, simplemente les arrebató y tiró al piso la pancarta de Corona y otro guarro que andaba allí la jaló de la cintura agresivamente, bastante gente se incomodó con ese comportamiento y no era para menos, se comportaban como gente completamente sin sentido de respeto o sensibilidad, entiendo su chamba, posiblemente les dijeron “no dejes que se vean marcas de productos en pantalla” pero no entiendo el trato que tuvieron, en fin.

Más tarde fuí con Beto y el Hoil a “El Holandés” o algo así, un pequeño bar que está en el Barrio Antiguo frente al Antrópolis, fuimos por que era cumpleaños de Oscar, un amigo de Beto de su trabajo anterior, estuvimos un rato allí solamente, casi 20 minutos y luego nos fuimos al Café Iguana, allí nos encontramos a Betito y a Narvaez, ellos querían ir con el Hoil al Mc, así que en un rato más nos fuimos para allá y estuvimos un rato también.

Me gustó particularmente el sábado del fin de semana por que hice y ví varias cosas nuevas para mí, me provocó un sentimiento de felicidad, me sentí joven y afortunado de poder ver y hacer ese tipo de actividades. Sentí que mi vida valía la pena por ese tipo de cosas, no necesitaba otra cosa, solamente necesitaba experiencias nuevas para alegrar mi rostro.

Emmanuel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: